martes, 3 de junio de 2008

¡ALERTA, ALERTA...!



La amenaza para la nación del mundo está abierta
los precios siguen subiendo
la sed y los deterioros no ponen huevos de oro
Cuando la miseria habla por sí misma
el hambre registra en su voz una tristeza sin alas
y nos cubre
nos cubre
el saco gris de esta vida ha perdido la corbata
¡Ay de mí!, gritaría Medea
aterrada en un cuarto lleno de adornos dorados
y tomaría sus manos y llegaría a matar a sus hijos
carne tras carne encima de un plato de lentejas
antes de que la pobreza u otros eufemismos
acaben con ellos
encima de un plato vacío



AZAÑA ORTEGA, Moisés