sábado, 31 de mayo de 2008

MAYO SIEMPRE SE VA


Con mayo en los talones

Como mayo está mi desnutrida cintura

nos filtramos,
poco 
poco

y viene
junio

¿Qué deparan los nuevos números?
horas sin escribir
 esqueletos sin rostros
agusanados sin pies
cuerpos sin prendas

¿Qué depara la necedad? 
¿Qué depara nuestra necesidad?
Temible mortal de sueños inmortales
plásticos de carne y hueso
¿Qué nos depara el pasado aplastante?
Abril fue nefasto
tragedia griega sin colofón
sócrates ignorado de ubicaciones contemporáneas

Mayo entró con el cuchillo herido:
cayeron las paredes de hombres
al largo río sucio
Ahora camina al olvido de almanaques
 y junio espera...
iré con la vida al hombro.

Moisés AZAÑA