sábado, 31 de mayo de 2008

MAYO SIEMPRE SE VA


Con mayo en los talones

Como mayo está mi desnutrida cintura

nos filtramos,
poco 
poco

y viene
junio

¿Qué deparan los nuevos números?
horas sin escribir
 esqueletos sin rostros
agusanados sin pies
cuerpos sin prendas

¿Qué depara la necedad? 
¿Qué depara nuestra necesidad?
Temible mortal de sueños inmortales
plásticos de carne y hueso
¿Qué nos depara el pasado aplastante?
Abril fue nefasto
tragedia griega sin colofón
sócrates ignorado de ubicaciones contemporáneas

Mayo entró con el cuchillo herido:
cayeron las paredes de hombres
al largo río sucio
Ahora camina al olvido de almanaques
 y junio espera...
iré con la vida al hombro.

Moisés AZAÑA

jueves, 29 de mayo de 2008

ROMUALDO SE FUE DE ESTE VALLE


Ochenta y dos años después Un poeta más que salta a la muerte en este mes. Mayo se colora de tinta aciaga: vislumbra la caída del poeta, dibujante, periodista y profesor Alejandro Romualdo Valle, que nació en 1926 en la cálida ciudad de Trujillo, y ochenta y dos años después —hace dos noches— dejó este valle. 1946: estudia en la UNMSM , Literatura. 1949: obtiene el Premio Nacional de Poesía con su libro La torre de los alucinados. 1951: estudia en la Universidad de Madrid. 2005: la Municipalidad Provincial de Trujillo le concede la merecida Medalla de Honor y Diploma por haber contribuido en el acervo cultural, tanto de Trujillo como del Perú. Hoy, los homenajes pululan cuando su voz y su oído ya no perciben ni una consonante. Les concedo el lujo de leer «Canto coral a Túpac Amaru» de este talentoso poeta de la generación del cincuenta, laureado por su pluma aguda y profunda que cierra, lamentablemente, su hito poético con esta muerte que prevalece aún ensombrecida por la extraña manera en que se ha ido: silencio.

Canto Coral a Túpac AmaruLo harán volar con dinamita.En masa, lo cargarán, lo arrastrarán.A golpes le llenarán de pólvora la boca.Lo volarán: ¡y no podrán matarlo!
Lo pondrán de cabeza. Arrancarán sus deseos, sus dientes y sus gritos.Lo patearán a toda furia. Luego lo sangrarán: ¡y no podrán matarlo!
Coronarán con sangre su cabeza:Sus pómulos, con golpes. Y con clavos sus costillas. Le harán morder el polvo.Lo golpearán: ¡y no podrán matarlo!
Le sacarán los sueños y los ojos.Querrán descuartizarlo grito a grito.Lo escupirán. Y a golpe de matanza, lo clavarán: ¡y no podrán matarlo!
Querrán volarlo y no podrán volarlo.Querrán romperlo y no podrán romperlo.Querrán matarlo y no podrán matarlo.Querrán descuartizarlo, triturarlo, mancharlo, pisotearlo, desalmarlo.
Querrán volarlo y no podrán volarlo.Querrán romperlo y no podrán romperlo.Querrán matarlo y no podrán matarlo.Al tercer día de los sufrimientos, cuando se crea todo consumado, gritando: ¡libertad! Sobre la tierra, ha de volver.
Y no podrán matarlo

Les comparto un video sobre él:


AZAÑA ORTEGA, Moisés

martes, 27 de mayo de 2008

La papa es peruana


La papa, nueva manzana de la discordia entre Perú y Chile.
La papa es tan peruana como la ciudadela incaica de Machu Picchu y afirmar lo contrario es desconocer siglos de historia, dijeron expertos peruanos, molestos por la declaración de una ministra en Santiago de que el 99% de las papas del mundo tiene algún tipo de vínculo genético con las chilenas.
"La papa chilena se deriva de la papa peruana, eso es indiscutible pues el tubérculo tiene su origen andino en Perú, en la región norte del Lago Titicaca, que es la zona de mayor diversidad de este alimento", dijo a la AFP el experto Juan Risi Carbone.
De esa región del Titicaca el tubérculo extendió sus hijas a la región andina y luego llegó a Chile "ya como nieta de la papa peruana", añadió.
"Por eso la papa es tan peruana como la ciudadela incaica de Machu Picchu o como las Líneas de Nasca (geoglifos hechos por los antiguos peruanos en un desierto al sur de Perú)", remarcó Risi, jefe del Instituto de Innovación Agraria (INIA) del Ministerio de Agricultura.
La papa peruana llegó a Europa en 1570 y la chilena llegó 240 años después, en 1811. "Lo dice el prestigioso científico David Spooner, de la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos; no es algo que se nos ocurra a nosotros", añadió.
El experto precisó que la afirmación de la ministra de Agricultura de Chile, Marigen Hornkohl, de que el 99% de las papas tiene vínculo genético con las de su país, "es una exageración pues lo cierto es que el 100% de la papa chilena procede de la peruana".
Diarios peruanos reaccionaron ante las declaraciones de la ministra chilena, como el diario La Razón que tituló "Chile quiere robar papa peruana".
Los medios resaltan que Chile lanza esta versión luego de intentar hacer lo mismo con el pisco, licor de bandera de Perú, y con el "suspiro a la limeña", un tradicional postre peruano.
El columnista César Hildebrandt escribió en el diario La Primera de Lima que la pretensión chilena es "un nuevo zarpazo" y en tono irónico comentó que Chile quiere saltar por encima y apropiarse de "7.000 años de copyright agrario" de la papa.
El experto en temas agrarios Jaime Prada estimó que Chile no tiene ninguna evidencia histórica para ser originario de la papa.
"Perú tiene un escenario natural como son los valles interandinos con 32 pisos ecológicos y Chile no los tiene, lo habilitan a través de viveros", señaló al precisar que la versión de la ministra chilena "es una muestra más de la piratería de los chilenos para apropiarse de productos peruanos".
En Santiago el académico Andrés Contreras, del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal de la Universidad Austral de Chile (UACH), dijo que "la madre de la papa es chilena, es el centro de la papa cultivada".
Según el especialista, las papas que se consumen en el mundo tienen su origen en los Andes. Las primeras especies que llegaron a Europa, alrededor de 1570, fueron de Perú.
Luego "europeos llevaron la (especie) púrpura casposa de Chile y esta especie revolucionó el mejoramiento a nivel mundial", dijo Contreras a la radio Cooperativa de Santiago.
El experto explicó que al estudiar el origen de más de 7.000 variedades en Holanda, se pudo apreciar que el 90% tiene sus ancestros en papas chilenas.
"Tenemos una reserva de genes de papas muy importantes", agregó.
La papa, con una antigüedad de 7.000 años, fue fundamental en el desarrollo de las culturas peruanas preincas e inca. Y su exportación a Europa ayudó a salvar de hambrunas al viejo continente.

lunes, 26 de mayo de 2008

JAVIER HERAUD: RAMAS DE OTOÑO




Puerto Maldonado, Perú. Trapos blancos se tropiezan con el viento, arriba, arriba: lo mueven en indicación de paz, con alevosía. Son cuatro y están inermes sobre una canoa en dirección a Bolivia. Un disparo y otro disparo y otro disparo... un tropel de balas hunden el silencio y sepultan una vida: Javier Heraud ha caído.

19 de enero, 1942: Jorge Heraud y Victoria Pérez ven nacer a su tercer hijo con esa emoción que solo conocen los padres, sin imaginar que solo veintiún años más tarde lo perderían para siempre. Javier, le pusieron de nombre. Desde el colegio se evidenció su dote por la literatura, colaboraba en la revista con artículos y poemas. Además sobresalió en competencias deportivas y, al concluir sus estudios, recibió el Segundo Premio de su promoción y el Primer Premio de Literatura. A los dieciséis años ya estudiaba en la Universidad Católica del Perú en la Facultad de Letras. Ese mismo año principió a dictar clases de Castellano e Inglés en el Instituto Industrial Nº 24. Pasaron dos años para también ser profesor de Inglés en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe.


1960: Publica su poemario El Río, todavía no cumplía la mayoría de edad. Mientras transcurren los días sigue creciendo su conciencia social y en diciembre, debido a su poemario El Viaje, obtiene el primer premio en el concurso Poeta Joven del Perú, con César Calvo.

1961. Tiene diecinueve años. Se inscribe en el Movimiento Social Prsgresista (MSP). Participa en manifestaciones. Se matricula en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), donde estudia Derecho. En San Marcos conoce nuevas amistades y frecuenta los círculos sanmarquinos que en la Católica no hizo. Publica El Viaje. Es profesor de Literatura en el Colegio Nacional Melitón Carbajal. Vive la escaramuza entre simpatizantes de la revolución cubana (Heraud, uno de ellos) y exiliados cubanos anticastristas: hubo varios detenidos. Parte a Moscú invitado al Forum Mundial de la Juventud. Lleva la representación de su partido, el MSP. Permanece 15 días en Rusia, visita la Plaza Roja de Moscú y la tumba de Lenin. (Testimonios del encuentro son los poemas "Plaza Roja 1961" y "En la Plaza Roja"). Viaja a París y Madrid. En París visita el sepulcro donde descansa el poeta Cesar Vallejo (Poema "En Montrouge"). Su regreso a tierra peruana se da el día 20 de octubre.

1962. Renuncia al Movimiento Social Progresista: "Yo no creo que sea suficiente llamarse revolucionario para serlo…". Viaja a Cuba a estudiar cinematografía, becado. La ruta pasa por Chile, donde es recibido por militantes del Partido Comunista de Chile y permanece cinco días. 4 de abril, Heraud pisa tierra cubana: “Vi a Fidel de piedra movediza, escuché su voz de furia incontenible hacia los enemigos. Y recordé mi triste patria, mi pueblo amordazado, sus tristes niños, sus calles despobladas de alegría”. Camina, anda, visita, conoce,… se prepara, sudoroso, como luchador social, pasando por Camaguey, Santiago de Cuba, Santa Clara (donde luchó el Che Guevara), pues tenía la convicción y los ojos abiertos que querían ver un cuadro justo; encarnada las venas de la humanidad por transformar la esfera pútrida que navegaba en ese entonces y que aún hoy habita en nuestros derredores.

Mayo, 1962: se matricula en la Universidad de La Habana, especialidad Literatura, en el cual forma círculos literarios y de cine.

18 de julio de 1962: Golpe de Estado en el Perú, el General Pérez Godoy destituye a Manuel Prado. En La Habana mantiene su vínculo con las hojas y las letras, y sigue escribiendo poemas, con el seudónimo de Rodrigo Machado, también utilizado en el Ejército de Liberación del Perú. Cuando se encuentra en La Paz sigue viva su pasión por la escritura, alzando la palabra con pluma y fusiles, arraigada por la esperanza sin fronteras.

Noche del 14 de mayo de 1963. En el Puerto Maldonado, Javier Heraud es matado por las balas del policías.

Una noche de 2008, Moisés Azaña, en su cuarto, sin poder creerlo todavía, escribe que a Javier Heraud lo mataron. No, cuando un hombre crea una obra, por más bala que le metan, ese hombre –quiérase o no– seguirá vivo y podrá acompañarnos en cualquier momento, como ahora, basta abrir una de sus páginas.



Les comparto un video sobre él:


AZAÑA ORTEGA

jueves, 22 de mayo de 2008

EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS




Esta primera partecita pueden pasarla por alto -vayan de frente a la segunda parte-, solo cuento, con mala prosa poética, sobre la marcha sanmarquina antes de ir a ver la película:

Palpando vientos crespos detrás de los autos que corrían a luz asimétrica, dejando el tizne decrépito de su eructo humeante en cada transeúnte disímil que transitaba su alma en distintas direcciones con pensamientos de sentidos impenetrables, llegué al Centro Cultural de España, situada entre la avenida Arenales y Arequipa de la cuadra seis.
Casi a punto de lamer el pavimento: de cabeza al piso de madera iba yo a quedar pues mis piernas doblaban su talón de energía. Había sido un día de cantos gruesos y de vientos y de sol abrasante (también abrazante) y de caminata casi infinita y fotos y carteles que vociferaban por sí solas topados por el aleteo que recibían de las manos de mis condiscípulos sanmarquinos: una sola voz, o un coro de voces, que cantaban ¡reformulación!
Me senté, dispuesto a deshacer tensiones frente al marco rectangular, en derredor de gente desconocida y de mis amigos. Unas líneas afloraban sutiles por sus bordes mientras, a la par en la pupila gigante, un paisaje del viejo continente nos daba la bienvenida: inicio de la película. 
Parte de la película:
El lugar: cerca al Montparnasse  de París. Una señorita de fina figura, Jeanne, camina y roza una mirada escalofriante con un hombre de fachas lánguidas, despellejadas: Paul. Se percibe que ha llorado, se le nota huraño. Cabizbajo percibe la vida que le dejó Rosa, su esposa que, según continúa la proyección, nos enteramos que se ha suicidado. Jeanne, en cambio, recorre la ciudad con la esperanza de encontrar un departamento para convivir con su novio Tom con el que pronto va a casarse. En esa búsqueda y no búsqueda, tanto de Paul y de Jeanne, han enlazado sus miradas por milésimas de segundos. Luego, sus pasos continúan por rumbos distintos.
La casualidad, si es que esta existe, hace que se encuentren en el quinto piso de un departamento. «¿Cómo has entrado?». «Por la puerta», responde Paul


mirando el mismo ángulo deshabitado de luz, indiferente a la realidad. Jeanne no sabía que allí había vivido Paul con Rosa a quien después la veremos muerta y rodeada de flores en una cama fría y a Paul reclamándole por su muerte y pidiéndole explicaciones que Rosa nunca dio. Ni dará.


Jeanne, que cree estar enamorada de Tom y sueña con el matrimonio. Tom que quiere hacer una película de amor y al estilo de la nouvelle vague donde la actriz principal sería Jeanne. Paul, viudo que llora por su mujer suicida; enigmático y raro con cierto sentido de terror y erotismo… son los principales personajes de la película. Sobre todo, se entiende, Paul y Jeanne. Rosa y Tom son los accesorios.
«¿Piensas matarme con esa navaja?», le increpa Jeanne. El metabolismo de la película se eleva y ensimisma a los asistentes. No es por nada, pero francamente nuestros sentidos parecen ir más allá de los horizontes permitidos. Paul y Jeanne han secuestrado ese espacio, la pantalla y la vida, para hacer el amor y olvidarse del resto, incluso de ellos mismos, desnivelándose de la realidad, tratando de dejar afuera todo. No pueden.


Les comparto la película: 


Moisés AZAÑA ORTEGA

jueves, 15 de mayo de 2008

Ómnibus indocumentados

La detención de 130 delegados de Bolivia que venían a la Cumbre de los Pueblos que se realiza en Lima es nueva prueba del autoritarismo macartista del régimen.
Resulta ridículo el pretexto con que se detuvo a esos delegados: que no todos los asientos tenían cinturón de seguridad.
Es ésta una señal de los métodos que aplica Alan García, el mandatario que ha dictado decretos que establecen impunidad para militares y policías que maten a ciudadanos que protestan, y que ha recomendado a los policías: “actúen antes de pensar”.
Éste es el gobierno que ha ordenado represión violenta contra los alumnos de San Marcos, la universidad más antigua de América, y el cual ha pasado la esponja del silencio sobre el asesinato de campesinos de Ayacucho y Barranca.
Éste es el régimen que tiene como Presidente al político que ordenó la matanza de presos senderistas en la isla penal El Frontón, y que, además, ha colocado en el cargo de primer vicepresidente de la República al almirante Luis Giampetri, mando a cargo de esa matanza.
Éste es el poder político que asiste impasible al despido de miles de trabajadores que no han cometido más delito que el de organizar un sindicato o afiliarse a él.
Éste es el régimen que quiere entregar, por 60 años, los puertos del país y pretende adjudicar en propiedad millones de hectáreas de la selva amazónica a capitales privados.
Es éste el poder que defiende a capa y espada, con intervención agresiva del propio García, a empresas mineras que quieren envenenar, y envenenan, ríos y pueblos, como en el caso de Majaz, en Piura.
Éste es el régimen que no tolera la crítica, y cuyo Presidente insulta sin reparos a la oposición, en particular a la prensa independiente y sobre todo, modestia aparte, a LA PRIMERA.
Éste es un poder que cree que la única vía para el progreso económico es la inversión, en particular extranjera y sobre todo chilena, cuando varios países asiáticos así como Irlanda han demostrado que el factor desencadenante del avance es el gasto en ­educación y ciencia y tecnología.
Por todo eso, no sorprende que la autoridad policial haya decidido aplicar a los bolivianos la mano dura que el presidente García postula como pauta para la fuerza pública.
La detención de los delegados bolivianos es coherente con la prisión con que se castigó a peruanos (dos ya libres), cuya ­única culpa fue asistir a una reunión bolivariana en Quito.
La nueva arbitrariedad expresa, asimismo, la hostilidad oficial contra el régimen de Evo Morales --hostilidad que es antihistórica y antiperuana-- y la sumisión a las campañas que el imperio ordena desde Washington.
En el fondo, el nuevo abuso servirá para fortalecer convicciones y sentimientos de condena al neoliberalismo que habla de democracia pero estimula la represión y el crimen.

Por CÉSAR LÉVANO (Director del diario LA PRIMERA)

lunes, 5 de mayo de 2008

¿SOMOS LIBRES?


* Imágenes extraídas de Internet, yo solo lo he colgado y le he puesto un título (a propósito de estos días violentos en Perú porque el Gobierno de Alan García a toda costa quiere beneficiar a los extranjeros, incluso matando a los propios peruanos. Y no se puede decir nada, sino eres señalado como terrorista. Igual salimos a protestar. Nuestro grito podrá más que las balas).

sábado, 3 de mayo de 2008

AUNQUE NOS COSAN LAS LENGUAS



No solo es una vergüenza, sino un escándalo que incluso un ciego puede oler. Es delito contra la libre expresión: ¡dónde queda la democracia que tanto cantan? El acoso del Gobierno contra quienes reclaman Justicia cada vez se hace más insoportable, menos disimulado. Regresamos a los noventa, a los ochenta, a la dictadura. ¿Acaso a lo largo de los años, en vez de acumular experiencia para ya no cometer las mismas fallas que nos alarman, reciclan inmundicias, errores sin descaro contra el pueblo que los ha electo?

Bajan los salarios y los pobres son más pobres, crece el hambre bajo los techos sin techos, y los costos es lo único que crece en los cuerpos. En una palabra, este segundo Gobierno del Apra es un espejo del primero. Peor: un espejo roto. Luego, como un niño que se equivoca y quiere exculparse, imputan crímenes a cualquiera que no concuerde con sus ideales y cargan todo su arsenal contra ellos.

Es lo que ha sucedido con Melissa y otros seis peruanos detenidos en la frontera norte. Melissa, estudiante de San Marcos, miembro del grupo cultural Círculo del sur, solo por asistir al segundo encuentro de la Coordinadora Continental Bolivariana realizado en Quito, ha sido detenida. Se le acusa de conspirar contra las Cumbres de Jefes de Estado a desarrollarse aquí en Perú, sin siquiera tener pruebas. Esta falta de pruebas evidencia la forma en que procede el gobierno aprista para desbastar la libertad de expresión y pensamiento. No lo logrará, aunque nos cosan las lenguas o nos corten las manos, nuestras ideas seguirán enteras. ¡Basta ya de opresión: liberen a Melissa y a sus compañeros!



Moisés AZAÑA ORTEGA

LLUVIA XXI



Mayo llega desprendido de himnos festivos
camina suave
impúdico
 larga carretera de días y de muertos

 llueve
y   llueve

 llueve

Abril tapizó sobre él la más baja soledad
 terreno agrio de losetas heladas
candil sin llamas con sonidos de ambulancias

y de pronto dejamos de andar

de andar dejamos

dejamos de pisar

el camino se hizo fango
el camino se hizo olvido concreto

nos quedamos sin rutas 
sin monedas
sin ruidos de talleres

 adelgazamos sobre terrazas y salas
las paredes  los nosocomios  las mayólicas
los vecinos y los hermanos vinieron a nuestro velorio
todo se hizo carne y chicha de jora
gusanos
materia  sobre materia
muerte de todos los días
comprar un periódico a la mañana
muerte de todos los días
y leer las noticias con café sin leche
muerte de todos los días
las bocas se llenan de bocas muertas
los hospitales se llenan de almuerzos y platos fríos
eres polvo sentado sobre silla de fierro
las camas
no podemos dormir en estas camas
cunde la desesperanza en las sartenes quemadas

 Llueve
 Llueve
 Llueve
en MAYO Llueve

me dejó abril
me dejaron los meses

el constante abandono de estos días sin rostro  
sin tregua  
sin el entusiasmo necesario que llevan quienes alzan el hombro

plato desierto
sobre la mesa
un pedazo de hueso
hojas quemadas
ollas de tizne
fuego en la cocina
grasa en las paredes

moriremos solos
otra vez moriremos solos
en vano tantos siglos sobre siglos
moriremos sin amor
con la idéntica soledad de nuestro rostro

Moizés AZÄÑA